frida estetica guadarrama claves para entender acne

Acné? Claves para entenderlo y cuidarlo

Hay mucha desinformación alrededor del acné, por eso hemos decidido traerte una guía básica para entender el porqué del acné y así aprender a cuidar la piel para evitarlo.

 

Empezaremos con: Que es el acné? 

El acné es una infección en la piel que puede estar producida por muchos factores, los más importantes son por mala higiene, mala alimentación o alteraciones hormonales. Puede ocurrir que se den más de un factor a la vez y es importante mencionar que las alteraciones hormonales pueden afectar a cualquier persona en cualquier edad, no solamente en la adolescencia.

Existen 3 grados de acné:

  • Grado 1: acné facial
  • Grado 2: acné facial y en el pecho y/o espalda
  • Grado 3: acné facial, en el torso y las piernas.

Siempre es importante prestar atención al acné para identificar sus causas y factores y así poder tratarlo. A pesar de lo que se pueda considerar en algunos casos, este tipo de problema en la piel debe ser tratado ya que nos puede dejar marcas considerables y permanentes en la piel además de causar baja autoestima y poder derivar en problemas psicológicos más graves.

Y entonces, cómo hay que cuidar la piel y cómo NO hay que proceder?

Una tendencia normal en el acné es que se de en pieles muy grasas, y debido a la desinformación en cuanto al acné se refiere, tendemos a proceder con los pasos incorrector.
Lo que NO debemos hacer es secar la piel, deshidratarla y sensibilizarla con jabones y productos que contienen alcohol. Por qué? Porque esto produce un efecto rebote y por el contrario a lo deseado y perjudica la piel de manera importante.

Una piel con acné necesita muchos cuidados y mimo y lo mejor para esto es usar productos seborreguladores libres de alcohol perfume, aceites minerales y colorantes que puedan sensibilizar la piel.

Es muy importante limpiarla dos o tres veces al día y poner una crema hidratante que solo nos aporte agua a la piel, usar una protección solar mineral para que no nos queden marcas en la piel y bajo ningún concepto, por difícil y tentador que parezca, pellizcarnos los granitos.

Terapias de higiene: qué y por qué.

Las limpiezas de cutis (o terapias de higiene) son tratamientos extremadamente recomendables ya que se trata de especialistas al cuidado de tu piel. Tu especialista de confianza será capaz de identificar de manera exahustiva el problema, y por lo tanto la solución, y así comenzar con las terapias de higiene.
En qué consisten: Básicamente en un tratamiento de limpieza profesional para extraer la grasa y suciedad acumulada en los comedones y pustulas de la piel.

Recurriendo a terapias de higiene evitarás que queden marcas y sobre todo que se produzcan infecciones indeseadas. Todos hemos tenido alguna vez (o muchas) infecciones tras haber tocado un grano que no queríamos dejar ver. Aunque en principio este tipo de infecciones parezcan inofensivas, a largo plazo se trata de una manera de castigar la piel y producir marcas, imperfecciones y desarrollar condiciones indeseables en la epidermis.

En cuanto a la frecuencia con la que se recomienda realizar terapias de higiene o limpiezas de cutis, dependera de la situación de cada caso, pero por lo general se comienza con una terapia cada 15 días hasta depurar bien la piel, y más tarde será tu esteticista quien te aconseje pautas y nuevos pasos.

 

Si tienes cualquier duda al respecto o quieres algo mas de información sobre el acné, no dudes en preguntarnos! Estamos aquí para ayudarte a entender y cuidar tu piel.

 

¿Poros dilatados?

¿Por qué se dilatan los poros?

El anillo folicular “poro” se dilata en función de la secreción sebácea de cada piel. Podemos ver pieles totalmente lisas que parecen piel de melocotón y otras con los antiestéticos poros en la zona T y pómulos en muchos casos.

Suelen ser consecuencia genética, hormonal, hábitos alimenticios, por falta de elasticidad…

La dilatación de ese poro dependerá de nuestra glándula sebácea, cuanto más segregue, más grande es esa glándula que se encuentra dentro de cada poro, por el cual es su vía de salida.

Glándula sebacea

Generalmente los poros abiertos sólo implican una molestia estética, pero estas pieles necesitan un cuidado especial, ya que debido a la dilatación son más propensas a ensuciarse y acumular más puntos negros, lo que puede ser consecuencia de infecciones y crear un problema grave en la piel si no se trata.

¿Cómo podemos mejorarlo?

Lo primero que tenemos que hacer es tener una buena higiene diaria tanto de día como de noche con productos específicos para regular la grasa, (no astringentes, ni secantes).

Usar productos profesionales, cuidado con algunos productos de perfumería que contienen alcohol, perfumes y otros productos que resecan, taponan y deshidratan la piel por fuera y no regulan la grasa.

Acudir cada 30 o 60 días a realizarnos una limpieza profesional, para que no se nos infecte el poro, no nos salgan granitos y el poro este limpio, así parecerá más fino.

Usar Retinol, ( vitamina A) esta vitamina es acumulativa en nuestra piel, lo que produce es una exfoliación constante, por lo que afina nuestra capa córnea, evita que se tapone el poro, mejora las cicatrices y nos da luminosidad. Este producto lleva su proceso de adaptación si es muy concentrado, así que hay que informarse bien antes de usarlo.

Existen algunos láser que aumentan la cantidad de colágeno y las fibras de sostén, por lo que la piel se contrae y el poro se aprieta. Se ve una piel mucho más bonita y el estrato córneo que con la edad se engrosa, se afina y se ve una piel más juvenil y rosada. Para mantener los cambios este tratamiento debería hacerse periódicamente.

¡¡CUIDADO!! Algunas marcas conocidas venden cremas “afina poros” lo único que hacen es rellenarlo y taponarlo con siliconas, por lo que no deja salir la grasa y nos provocan infecciones.

Para mejora el estado de tu piel puedes ver los cuidados básicos diarios, y acudir a una profesional para que te haga un diagnóstico de tu piel y te recomiende qué cremas son mejor para ti.